Comunicado de Anticapitalistas Galiza.

Fuente original: https://anticapitalistasgz.com/2017/10/16/queiman-galiza-lumes-nunca-mais/

La terrible ola de incendios que asoló Galiza este domingo sacó a la luz varias cuestiones que es preciso señalar, así como a sus responsables.

1. La desaparición de la Xunta y del Estado. Ante la ausencia de medios para hacer frente a los incendios, las vecinas y vecinos tuvieron que autoorganizarse para cubrir las evidentes carencias en tareas de extinción, formando cadenas solidarias, retenes y equipos sin apenas medios. Sin ese esfuerzo solidario hoy podríamos hablar de una tragedia de dimensiones insoportables, por lo que el primer reconocimiento tiene que ser al pueblo gallego que supo estar a más altura que sus gobernantes.

2. La incompetencia de la Xunta y del gobierno del Estado a la hora de informar, de coordinar y, en general, de hacer frente a las tareas a las que en teoría están obligados: salvaguardar vidas, infraestructuras, viviendas y el medio natural. No es la primera vez que nos encontramos ante una situación de este tipo, por lo que no pueden evadir sus responsabilidades ni echar balones fuera. Mientras Galicia arde por los cuatro costados, buena parte de los efectivos de seguridad, Policía Nacional, Guardia Civil y Ejército, están destinados en Catalunya o en sus inmediaciones. Esto es el Estado en su forma más acabada: un instrumento al servicio de los intereses de las clases dominantes pero incapaz de cumplir sus obligaciones con el pueblo. Para rescatar a la banca e invertir en represión nunca hay ningún problema: para proteger nuestra tierra, siempre hay excusas lamentables y recortes.

3. La nefasta política de prevención y extinción de incendios que lleva años practicando el Partido Popular, privatizando los servicios de extinción, concediendo contratos a dedo a empresas con vínculos con altos cargos da Xunta (como es el caso de los aviones y helicópteros), precarizando a los trabajadores y trabajadoras públicos, haciendo de la extinción de los incendios un negocio para sus amigos. Una parte muy importante del dispositivo público contraincendios fue despedido a pesar de que se conocía el altísimo riesgo al que se enfrentaba Galiza con las condiciones meteorológicas de estas semanas. Por desgracia, ayer se demostró una vez más que los recortes cuestan vidas.

4. El modelo forestal depredador heredado del régimen franquista y practicado por sus herederos, que eucaliptiza, deja a su suerte los montes comunales y privilegia los usos forestales y engergéticos frente a una explotación sostenible que respete el medio natural y ponga el acento en lo comunal. El medio rural está abandonado y sólo importa cuando llegan las citas electorales como caladero de votos.

Hoy toca lamentar a las víctimas, solidarizarse con las que perdieron sus casas, lamentarse de la catástrofe que redujo a cenizas espacios muy valiosos de nuestro patrimonio natural y que tardarán docenas de años en recuperarse. Pero también toca levantar una marea de dignidad, de rabia y de movilización popular contra los responsables de esta catástrofe, que tienen nombres y apellidos concretos. Galiza vive una catástrofe ecológica permanente. Hoy estamos orgullos@s de nuestra gente, de la gente trabajadora que hace que la vida funcione día a día y que es quien ha salvado y cuidado una vez más nuestra tierra, nuestras ciudades y nuestras villas.

Lo decimos claramente. Estamos hart@s de que esto se repita una y otra vez sin consecuencias para los responsables. Jamás olvidaremos, jamás perdonaremos.

Anticapitalistas Galiza, 16 de octubre de 2017
http://www.anticapitalistas.org