Valoración de Anticapitalistes de las elecciones catalanas del 21D

1.- El ejecutivo de Rajoy queda en evidencia habiendo impuesto unas elecciones por vía del  155 sin poder materializar un gobierno según sus intereses con el independentismo revalidando la mayoría absoluta. Aun así, el balance general que hacemos de las elecciones no es positivo: Las izquierdas transformadoras (Comuns y CUP) han vivido un retroceso. Ciutadans, que ya despuntó el 27S de 2015, ha crecido capitalizando el voto anti-independentista y se ha posicionado como la fuerza más votada en Cataluña, en particular en los barrios y poblaciones del área metropolitana de Barcelona y Tarragona. No hay un aumento que agregue nuevos sectores sociales significativos al desafío contra el Régimen. Y no hay un cambio en el liderazgo hacia la izquierda, la derecha catalanista lo revalida y sale como la opción más votada del bloque independentista.

2.- Consideramos que abordar las dificultades materiales que se desprendían tras el 1-O implicava, por un lado, una ampliación de las mayorías sociales y de las alianzas políticas, por otro, un giro estratégico que permitiera un plan para sostener la ruptura. El contexto electoral no ha permitido madurarlo y la revalidación del liderazgo de la derecha catalanista dificulta enormemente la necesidad de este giro. Aun así, el independentismo es hoy una fuerza que ha venido para quedarse: tiene una base amplía aunque no sobrepase su techo y ha sabido mantenerla tensionada en un contexto de ataques y persecución política por parte del régimen.

3. Precisamente por qué el independentismo ha venido para quedarse hará falta una reflexión en Catalunya en Comú Podem sobre qué papel jugar en la política catalana. Creemos que el escenario electoral impuesto y plebiscitario era complicado para CatComú. Pero mantener una posición pasiva en relación con el procés los últimos años y no haber sabido construir un proyecto para Cataluña creíble hacia una mayoría sustancial ha encorsetado las potencialidades del proyecto. Aun así, el espacio de CatComú expresa a sectores populares no necesariamente independentistas que son aliados para tumbar el régimen, tanto en Catalunya como en el resto del Estado. Convertirlo en un proyecto destituyente-constituyente implantado en todo los barrios populares de Cataluña será clave.

4. Todavía con incógnitas de cómo se desarrollará la conformación del Gobierno y los siguientes pasos del proceso, pero parece evidente que el Régimen no se contentará con los resultados. El mismo 22D se hacía público un informe de las investigaciones de la Guardia Civil que amenaza nuevamente a las diferentes fuerzas políticas y sociales independentistas, a quienes enviamos toda nuestra solidaridad.

5. El 21D ha dejado un resultado que dificulta a las izquierdas transformadoras de los Comuns y la CUP incidir en la orientación del proceso, así como impulsar una agenda social. Habrá que superar la lógica de primero la independencia y después el resto. La revuelta catalana se salda electoralmente con un retroceso que nos interpela a una reflexión colectiva profunda a las fuerzas de cambio y transformación social para desplegar una estrategia de mayorías que ponga los intereses populares y su auto-organización en el centro. El 1 de octubre abrió un ciclo que no se ha cerrado en estas elecciones impuestas y que necesitará el impulso y organización popular para evitar un cierre restaurador de la crisis de Régimen.

Comunicado en catalán: http://anticapitalistes.cat/valoracio-eleccions-catalanes-21d/

Anticapitalistes Catalunya, 27 de diciembre de 2017
http://www.anticapitalistes.cat