Miles de personas gritan en Madrid ‘no al terrorismo, no a la guerra y no a la islamofobia’

  • Representantes políticos, activistas y rostros conocidos de la cultura señalaron que las políticas belicistas de Europa sólo sirven para sembrar más odio
  • Se recordó a las víctimas civiles de los atentados en París, y también a las de Raqqa, Gaza y Trípoli

 

En un momento en el que el terror y la guerra amenazan con convertirse en la lógica dominante, la solidaridad y el sentido común emanan desde abajo. Así lo demostraron los miles de ciudadanos que el pasado sábado día 28 se concentraron en la plaza del Museo Reina Sofía y en diversas ciudadaes españolas para lanzar un grito unánime contra el terrorismo del Daesh y también contra la respuesta bélica que han lanzado Francia y Alemania a raíz de los atentados del 13 de noviembre en París. “Ellos son los que ponen las bombas, ellos son el terror”, señaló el actor Alberto San Juan en el discurso de apertura del acto celebrado en la capital, y recordó a los asistentes que “nosotros somos los civiles muertos en París, en el 11M, en el bombardeo francés sobre Raqqa, en Gaza, en Tripoli y en Bagdad”.

 

A la convocatoria, que llevaba por nombre “No en nuestro nombre” y cuyo manifiesto ha conseguido en pocos días más de 34.000 firmas, acudieron representantes políticos como la diputada por Podemos en el Parlamento de Andalucía, Teresa Rodríguez; el alcalde de Cádiz, José María González 'Kichi', y los concejales del Ayuntamiento de Madrid por la formación Ahora Madrid Mauricio Valiente y Carlos Sánchez Mato, entre otros, así como decenas de activistas y rostros conocidos de la cultura. Todas y todos reconocieron en sus intervenciones que la solución al terrorismo del Estado Islámico no pasa por llevar la guerra a los territorios donde tiene presencia y recordaron el papel que el conflicto de Irak auspiciado en 2003 por George Bush, Tony Blair y José María Aznar ha tenido en la radicalización de estos terroristas. Asimismo, quisieron denunciar la complicidad que la OTAN y sus bases implantadas en territorio español, con la connivencia del Partido Popular y el PSOE, tienen con la politica belicista emprendida en Europa.

 

La denuncia de los recortes democráticos y de derechos sociales que los gobiernos europeos están imponiendo a las y los ciudadanos a través de sembrar el miedo y la islamofobia fue otro de los ejes de la concentración. “Si buscamos culpables entre nuestros vecinos y vecinas por el simple hecho de vestir o pensar diferente, si criminalizamos a quienes huyen precisamente de ese mismo horror, estaremos contribuyendo a apuntalar los mismos muros que el fanatismo quiere crear”, reza el manifiesto, en el que se reconoce el deber que tiene la ciudadanía de oponerse a todo tipo de odio y exigir que el reforzamiento de la democracia y los Derechos Humanos sea la única salida al conflicto y el horror.