España expresa su solidaridad con la población del Valle del Tambo en Arequipa Perú

Eurodiputados, diputados, concejales, activistas y diversas organizaciones sociales y políticas del Estado español han condenado la muerte de pobladores del Valle del Tambo, en Arequipa, que se oponen al proyecto Tía María de la Southern Perú Cooper Corporation.

En un Manifiesto hecho público hoy en Madrid, los firmante lamentan "profundamente la muerte de estas personas. Ninguna inversión justifica una sola muerte, sea poblador o policía. Dejamos sentada nuestra posición que esas muertes eran evitables si el gobierno garantizara los derechos de sus representados y ofreciera otras alternativas a los conflictos sociales, diferente a la represión pura y dura que viene imponiendo en el Valle del Tambo".

Entre los firmantes se encuentra el Eurodiputado de Podemos, Miguel Urbán, así como la concejala electa de Ahora Madrid y de origen peruano, Rommy Arce Legua, el diputado electo de la Comunidad de Madrid por Podemos, Raúl Camargo, el concejal electo de Ahora Madrid, Mauricio Valiente, y Fran Pérez de Izquierda Unida.

En el Manifiesto se destaca la responsabilidad del Gobierno peruano. "Para mayor agravamiento del conflicto, el gobierno peruano ha autorizado al ejército a entrar en la zona y ha decretado el Estado de Emergencia en la Provincia de Islay, como de si de una guerra se tratase; en ese sentido, tememos por la vida de los pobladores y por las consecuencias que la incursión del ejército tenga en el Valle del Tambo".

En el documento se piden la suspensión del proyecto Tía María y "que el diálogo franco y sincero se abra paso y se escuche la voz de las personas que viven en Valle del Tambo".

Además de cargos electos firman el manifiesto activistas y reconocidos profesionales como la abogada María Luisa Turrión, el periodista, activista social y miembro de Podemos y Anticapitalistas, Pepe Mejía, el escritor Walter Lingán, el consultor Ricardo Gayol Rodríguez, el abogado Fausto Villafuerte, el miembro del Consejo Editor de Viento Sur, Manuel Garí, y Jaime Pastor, miembro del Concejo Ciudadano de Madrid de Podemos. Además de estas personas, diversas organizaciones demandan "al gobierno peruano a derogar el Estado de Emergencia en la Provincia de Islay y a retirar las fuerzas policiales y militares para abordar el conflicto por las vías del diálogo y evitar un mayor derramamiento de sangre". Entre las organizaciones firmantes se encuentran Tierra y Libertad de Madrid, Plaza de los Pueblo 15M, Izquierda Unida, Anticapitalistas, Colectivo Llumpay, Asociación Integrando, Fundación Hijos del Maíz, Red de Mujeres Latinoamericanas y del Caribe, Movimiento de Afirmación Social (MAS), Ingeniería Sin Fronteras, Asociación Pueblo Unidos, Sikuris del Patio Maravillas, Asociación Arte Total, Asociación Poetas de la Tierra y Amigos de la Poesía (POETAP) entre otras.

El escrito finaliza exigiendo "garantías para los pobladores y dirigentes de las diversas organizaciones que se han declarado contra el proyecto Tía María" y "ni un muerto más. Diálogo y respeto a la decisión de los pueblos".

En el Valle del Tambo, la gran minera Southern Perú Cooper Corporation, intenta llevar a cabo el Proyecto Tía María, proyecto que desde hace años viene siendo rechazado por la población que vive de la agricultura en un valle fértil y, hasta antes de la llegada de la minera, pacífico y tranquilo.

En los últimos meses, la minera con el apoyo del gobierno peruano, ha vuelto a arremeter contra la población, intentando imponer el proyecto Tía María a cualquier coste. El gobierno se ha puesto abiertamente de lado de la minera, contradiciendo las promesas del Presidente Ollanta Humala, que cuando era candidato ofreció que el proyecto no iba si los pobladores no querían.

La población de Valle del Tambo se mantiene firme en su rechazo al proyecto minero y ha organizado sendas movilizaciones encontrando como respuesta la violenta represión de la Policía Nacional que ha actuado resguardando los intereses de la gran minera. Los últimos enfrentamientos han tenido como consecuencia varias personas muertas, entre ellas un policía nacional.