El río Manzanares y la naturalización de la ciudad de Madrid

Comunicado de Anticapitalistas Madrid

En 2015, tras alcanzar el gobierno de la ciudad de Madrid, Ahora Madrid se convirtió en la esperanza para muchas personas que durante años habían sufrido el dominio de la derecha en sus vertientes más duras y corruptas. Esta esperanza tenía mucho que ver con temas de máxima urgencia como los desahucios, pero también con la imprescindible transformación ecosocial de una ciudad cada día más inhabitable.

El proyecto de la derecha en Madrid era, sin dudas y sin matices, un proyecto que concebía el tramado urbano como una fuente de producción de valor económico privado, para los intereses de siempre, en la que servicios, construcción y turismo jugaban el papel de elementos rectores. La mercantilización rampante de Madrid no sólo produjo un entorno inhabitable, sino que dejó la ciudad endeudada y su futuro ecológico más comprometido que nunca. En este contexto, el gobierno municipal no está siendo capaz de articular un proyecto político sólido que revirtiera la degradación de Madrid, fundamentalmente porque esto implica cuestionar el papel central de los criterios mercantiles, algo que nunca se ha atrevido a efectuar, como evidencian particularmente los proyectos de Chamartín y Cocheras de Cuatro Caminos. En este escenario, un cambio de gran importancia en la cuestión ecológica ha sido la naturalización del río Manzanares, un proyecto en el que el gobierno municipal tuvo el acierto de acompañarse de Ecologistas en Acción, una organización que aúna el conocimiento experto con, lo que es más importante, la legitimidad popular.

Sin embargo, el proyecto ha finalizado y la naturalización ha encontrado un obstáculo en la presa 9, que ha vuelto a cerrarse. Es cierto que este cierre estaba previsto para mantener la actividad de remo en el río, pero también es cierto que se estimaba que era posible compatibilizar la naturalización con el represamiento de un tramo, algo que no ha resultado ser así. En este punto, el ayuntamiento debería mantener su trabajo con las organizaciones ecologistas que efectivamente constatan la importancia de mantener la naturalización y sino se abren todas las compuertas. Por supuesto, la actividad deportiva es perfectamente legítima pero no a costa del entorno ecológico; más aún cuando se trata de uno de los escasos avances efectivos que este gobierno municipal ha efectuado en la línea de una transformación ecológica.

Desde Anticapitalistas, nos posicionamos con la exigencia de revertir el cierre de la presa 9 para llevar a término y consolidar la naturalización y convocamos a participar en la concentración del próximo viernes día 13 de julio a las 18,30h.