¿QUÉ ES ANTICAPITALISTAS?

Anticapitalistas es un movimiento sociopolítico que aspira a la transformación radical en la sociedad actual. Somos un movimiento asambleario, de clase, feminista, socialista y ecologista. Aspiramos a construir una sociedad igualitaria y plenamente democrática, donde la justicia social defina los valores y prácticas dominantes, en contraste con la irracionalidad y la desigualdad que caracterizan el sistema actual. Para ello, nos organizamos para luchar desde lo social y desde lo político. ¡Sabemos que sí se puede!

 

PARTICIPA EN NUESTRO PROYECTO

Tu participación es imprescindible para cambiar las cosas. Puedes hacerlo de mil maneras: asistiendo a la Universidad Anticapitalista que celebramos todos los años en verano, acudiendo a nuestras charlas y debates, participando en nuestras asambleas locales, sectoriales o territoriales, haciéndote simpatizante, o simplemente recibiendo nuestro boletín.

Entre todas y todos podemos cambiarlo todo.

 


CONOCE NUESTROS EJES

REVOLUCIÓN DEMOCRÁTICA

La democracia no es sólo un objetivo, es una forma de hacer las cosas. La deliberación colectiva, los espacios de decisión cercanos y el pluralismo, forman parte de nuestra manera de organizarnos; de la sociedad que proponemos. ¡Luchar, crear, poder popular!

SOCIALISMO

Aspiramos a una economía al servicio de las personas y no de las grandes empresas. Sin la propiedad común de los recursos que generan la riqueza no hay igualdad de derechos y sin igualdad de derechos no puede haber democracia. ¡Sin igualdad social no hay democracia!

ECOLOGISMO

Anticapitalistas es una organización ecosocialista. Ante las actuales amenazas de cambio climático y de crisis ecosocial generalizada, apostamos por un modelo de redistribución justo de la riqueza y control de la actividad económica para una sociedad en la que trabajo, bienes y poder político sean de todas. ¡Por unas vidas que merezcan la pena vivir, ecología popular!

FEMINISMO E IGUALDAD

Sin que todas y todos tengamos los mismos derechos no puede existir una democracia plena. Aspiramos a la igualdad entre sexos en todos los sentidos y ámbitos de nuestra vida, a una democracia sin fronteras, con libertad de identidad y orientación sexual. ¡Ninguna lucha es secundaria!